Geología y Geofísica en la exploración mínera

Actualmente, el reconocimiento y la detección de un depósito mineral es una de las labores más importantes en la Minería, y el éxito de toda empresa dedicada a este rubro no sólo se encuentra en cuanto dinero puedes invertir, sino también de cuanto mineral puedas hallar y extraer.

En el pasado sólo se contaba con la experiencia o “buena o mala suerte” de los mineros y geólogos para darle continuidad a dichas acumulaciones de minerales. Estas predicciones podían ser a menudo bastante exactas, pero esto dependía mucho del tipo de depósito mineral y la complejidad geológica con la cual se estuviesen enfrentando. Una irregularidad en la forma del yacimiento implicaba la realización de técnicas tales como socavones de reconocimiento, piques, entre otros, con los cuales se debía invertir una gran cantidad de dinero y esto, sin tener la certeza de si el depósito era explotable o no.

Es allí donde la Geofísica forma un rol importante en la exploración de un mineral. El estudio geofísico preliminar permite generar un plan de trabajo con mayor exactitud, donde se pueden fijar los gastos para la explotación (qué se necesitaría para su extracción) y tener mayor certeza de la rentabilidad del yacimiento (cuánto se podría extraer). Con seguridad es una herramienta que sirve para complementar la información que un informe geológico presenta, y en épocas como las actuales (donde el precio del cobre por lo general se ha mantenido bajo, por ejemplo), el reconocimiento geofísico es imprescindible. Entonces, es comprensible la importancia que tiene el aplicar los métodos geofísicos que le permita al minero decir en que punto se encuentra el yacimiento, a qué profundidad y donde hay una buena conductividad eléctrica que pueda corresponder al metal buscado.

Un ejemplo de las aplicaciones de los métodos geofísicos lo podemos ver en los depósitos metalíferos. Estos depósitos por lo general tienen una forma irregular. El método sísmico podría descifrar con todos sus detalles las estructuras que se encuentran en el subsuelo, con el método gravimétrico obtener contrastes de densidad y el tamaño del cuerpo en relación con su profundidad, el método eléctrico nos daría contraste de resistividad/conductividad de los materiales y su profundidad y así sucesivamente. Mientras existan mayores posibilidades de combinación de métodos geofísicos junto con un apoyo geológico detallado, la interpretación de los resultados será mucho más adecuada.

Las aplicaciones de las geofísicas son diversas. Esto dependerá de cual sea el objetivo y el alcance del estudio. En AguaEx ofrecemos una gran variedad de metodologías geofísicas y cada una de ellas está enfocada a dar solución y satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Además, contamos con un equipo de profesionales que pueden asesorarlos y responderle todas las dudas que tengan al respecto.