Sísmica de reflexión en ambientes mineros

La sísmica de reflexión se caracteriza por ser uno de los métodos geofísicos con mayor poder de resolución vertical y lateral, ofreciendo una imagen del subsuelo de gran detalle, que puede ser utilizada para la exploración y delineación de yacimientos en casi cualquier ámbito.

En la industria petrolera conforma el núcleo del proceso exploratorio, al revelar no solo información de las estructuras y estratigrafía involucradas en determinada área, sino también una estimación de las propiedades físicas del medio.

En el caso de la industria minera, la aplicación de sísmica de reflexión mantiene un reto mayor al intentar iluminar zonas de altas complejidades estructurales debido a los ambientes cristalinos (asociación con magmatismo), lo que se traduce en imágenes complejas, con dispersiones, difracciones y disposición de horizontes de corrección desafiante en la etapa de procesamiento; adquisiciones en altos ambientes de ruido; restricciones de acceso y/o restricciones en los tiempos de levantamiento de datos.

No obstante, estas limitaciones pueden ser mitigadas con un plan de trabajo adecuado, permitiendo agregar a los estudios exploratorios la alta capacidad de resolución ofrecida por los datos sísmicos, integrando la información de los estudios rutinarios mineros representados por las perforaciones.

Tanto en la industria petrolera como en la minera, estos estudios geofísicos ofrecen información relevante más allá que sobre la imagen del subsuelo. El uso de estos métodos cae en la búsqueda de anomalías relacionadas a la presencia de recursos explotables, de acá que técnicas que hacen uso de atributos sísmicos, análisis de amplitudes versus distancias fuente-receptor (AVO) e incluso inversión sísmica cobren gran importancia al revelar elementos de alteración y/o mineralización que puedan representar interés comercial